Aunque no lo creas cuidar tu piel en invierno puede ser igual o más importante que hacerlo durante el verano. Factores como el  frío, el viento y la falta de humedad hacen que nuestra piel se resienta, especialmente en las zonas más expuestas como cara, labios y manos. Este invierno ¡sigue nuestros consejos! y lucirás una piel perfecta  a pesar del frío.

  1. La hidratación es fundamental. En invierno la piel se deshidrata y pueden aparecer sequedad, falta de brillo, tiranteces e incluso agrietamientos, sobre todo en las pieles más sensibles. Utiliza una buena crema hidrante facial adecuada a tu tipo de piel y una crema corporal que aporte hidratación a tu piel.
  2. También es importante hidratarnos desde dentro, así que no te olvides de tomar agua. Si no te apetece tomar agua prueba con infusiones. Cuando hace frío en invierno una infusión calentita sienta de maravilla.
  3. No te olvides de manos y labios. En invierno también necesitan un extra de hidratación; así que hazte con una crema específica para el cuidado de las manos y un bálsamo labial. En la farmacia puedes encontrarlos con protector solar que, además de hidratarlos, protegerá tus labios de los efectos del sol.
  4. Protección solar también en invierno. Es fundamental proteger nuestra piel del sol durante todo el año. Cada tipo de piel necesita una crema solar con un factor de protección solar (FPS) específico según el fototipo de piel. Si no tienes claro cuál es tu fototipo de piel puedes consultar en la farmacia. El tipo de actividad que vayamos a realizar al aire libre también es importante a la hora de elegir el protector solar. En el caso de la montaña o la nieve tenemos que extremar las precauciones para evitar las quemaduras solares.
  1. Cuida tu alimentación. Una mala alimentación que no proporcione a nuestro cuerpo los nutrientes necesarios se refleja en tu piel. Una alimentación sana y equilibrada es la mejor forma de cuidar y proteger nuestra piel. Toma frutas y verduras ricas en vitaminas y antioxidantes, legumbres, cereales integrales, pescados y alimentos frescos de temporada. Tu piel te lo agradecerá.

Durante el invierno tu piel necesita que la cuides más que nunca; así que toma nota de nuestros consejos y ¡luce una piel perfecta!