La mayoría de las mujeres en algún momento de su vida han sufrido una infección por hongos vaginales. Aproximadamente 3 de cada 4 mujeres ha presentado o presentará candidiasis vulvovaginal en alguna ocasión y cerca del 50% sufrirá más de un episodio.

Estas infecciones son provocadas por diferentes hongos del género Cándida, y en la mayoría de los casos, el responsable es el hongo Cándida albicans. Este microorganismo suele formar parte de la microbiota vaginal (conjunto de microorganismos que habitan en la vagina) en la mayoría de las mujeres sin originar ninguna molestia. El problema aparece cuando por distintos motivos hay un desequilibrio en la flora vaginal y se produce un crecimiento descontrolado de la Cándida ocasionando la infección.

 

La candidiasis vulvovaginal no es una enfermedad grave, pero sí resulta muy molesta.

Entre los factores que predisponen a la candidiasis se encuentran:

  • La gestación.
  • La diabete
  • Los tratamientos con antibióticos.
  • El uso de anticonceptivos.
  • La bajada de defensas.
  • La humedad.

¿Cuáles son los síntomas de la candidiasis?

Los síntomas se identifican fácilmente, especialmente cuando ya se ha tenido algún episodio previo.

  • Picor intenso en la zona íntima.
  • Escozor, enrojecimiento e irritación.
  • Inflamación de la zona.
  • Flujo vaginal anormal.
  • Dolor al orinar o durante las relaciones sexuales.

¿Cómo podemos prevenir la candidiasis?

Entre las recomendaciones para evitar la candidiasis se encuentran:

  • No utilizar desodorantes y productos perfumados en la zona íntima.
  • Utilizar jabones y geles específicos para la zona íntima y que respeten el pH vaginal. En nuestra farmacia disponemos de productos adecuados para la zona íntima.
  • Usar ropa interior de algodón que permita la transpiración de la zona.
  • Los probióticos vaginales pueden ser adecuados durante los tratamientos con antibióticos. Consulta siempre con un profesional sanitario antes de iniciar el tratamiento.
  • Cambiar con frecuencia tampones y compresas.
  • Evitar los alimentos o bebidas muy azucarados.
  • Evitar llevar prendas muy ajustadas.
  • Evitar la humedad en la zona. Después de nadar o hacer ejercicio cambiar la ropa o el traje de baño.
  • Mantener una dieta sana y equilibrada y un estilo de vida saludable para que nuestro sistema inmunitario esté fuerte.
  • No utilizar duchas vaginales.

¿Cómo se trata la candidiasis?

La candidiasis vulvovaginal tiene un tratamiento sencillo y eficaz. El tratamiento más frecuente para este tipo de infección es la aplicación de un medicamento antifúngico, bien en pomada o en comprimidos u óvulos vaginales.

Call Now Button