En las listas de propósitos para el nuevo año casi siempre aparece un clásico: adelgazar. Las celebraciones Navideñas cada año comienzan antes, y en algunos casos desde finales de noviembre ya venimos realizando comidas y cenas para celebrar las fiestas. Coger unos kilos de más durante la Navidad es algo bastante frecuente, así que uno de los propósitos estrella para el nuevo año en muchos casos es perder peso.

Si eres de los que año tras año se plantea el objetivo de adelgazar pero al poco tiempo lo abandona, quizás debas plantearte cambiar de estrategia. No vas a conseguir un resultado diferente haciendo siempre lo mismo. Te dejamos unas pautas que pueden ayudarte a conseguir tu propósito de adelgazar el próximo año.

  • La motivación para el cambio es la clave para perder peso. Si lo único que te mueve a adelgazar es el hecho de que va a comenzar un nuevo año, pronto desistirás y volverás a recuperar de nuevo el peso. Si decides iniciar una dieta para bajar de peso y no estás plenamente convencido es muy probable que con el tiempo acabes abandonándola.
  • Fíjate objetivos claros y realistas. Si te fijas unas metas inalcanzables posiblemente te frustres y abandones. Hay que ser conscientes de que perder peso lleva su tiempo. No debemos desanimarnos ya que el objetivo no es conseguir resultados inmediatos, sino duraderos.
  • Una dieta que no sea sana y equilibrada y que no implique seguir unos hábitos de alimentación saludables no tiene un beneficio real. Olvídate de las dietas restrictivas y dietas milagro. No son efectivas y en la mayoría de los casos tienen efecto rebote, es decir, que se recupera el peso o incluso puedes coger más peso del que tenías.
  • El objetivo es adelgazar cambiando nuestra forma de alimentarnos. Hay que ser conscientes de que no es un cambio fácil ya que llevamos mucho tiempo con unas costumbres alimentarias inadecuadas, así que hay que ser constantes y tener disciplina.
  • El beneficio no es únicamente estar más delgado. Hay que cambiar la idea de perder peso únicamente como algo meramente estético si no como un cambio en nuestro estilo de vida que a va a reportar grandes beneficios a nuestra salud y calidad de vida. Y eso lo queremos para toda la vida.
  • La actividad física es imprescindible para perder peso. Si no tienes tiempo de ir al gimnasio no hay excusas. Puedes introducir el ejercicio en tu vida cotidiana: desplázate caminando a paso rápido en lugar de coger el coche o autobús, sube las escaleras en lugar de tomar el ascensor, etc.
  • Ponte en manos de un dietista nutricionista. Te ayudará a bajar de peso de forma saludable con una dieta adaptada a ti.

Para que el propósito de adelgazar en Año Nuevo no se quede en una buena intención es importante tener motivación para realizar el cambio, fijarnos objetivos realistas y  ser constantes siguiendo una dieta equilibrada que nos haga bajar de peso de forma saludable.