Con la llegada del buen tiempo a nuestro día a día, nuestra alimentación también varía un poco. Hay que tener en cuenta que nuestra alimentación, es decir nuestra dieta, debe ser equilibrada y sana durante todo el año, pero en verano tenemos algunos tips para poder disfrutar de alimentos (como frutas) y comidas específicas de la época estival.

Para mantener una alimentación sana, en cualquier época del año, debemos tener en cuenta que nuestro cuerpo necesita hidratación y con la llegada de temperaturas más altas mucho más. Hay que cuidar la hidratación y para ello no sólo nos ayudará beber agua y bebidas isotónicas, las frutas de temporada son unas grandes aliadas por su alto índice de agua, como la sandía. Las verduras también son ricas en agua y vitaminas que nos facilitarán nuestro día a día en la época veraniega.

Debemos tener en cuenta que, sobre todo en épocas de altas temperaturas, existen ciertos tipos de comidas que es recomendable evitar como las grasas que ralentizará y hará mucho más pesada nuestra digestión. No dejes de incluir los lácteos, cereales y aceites ya que nos aportan calcio, hierro o proteínas que en épocas de mayor desgaste son necesarios.

El verano es la época ideal para batidos de frutas, ensaladas, platos más livianos y ligeros como pescados a la plancha o al horno; así como de frutas de temporadas, meriendas mucho más frescas y menos pesadas.

En estos meses de calor debes tener especial cuidado con ciertos alimentos y el calor: huevos y lácteos, así como cualquier alimento que necesite refrigeración. No dudes en no consumir un alimento que haya perdido la cadena de frío ya que podrías poner en riesgo tu salud.

Échale imaginación a tu menú y aprovecha para sopas frías, ensaladas de todo tipo y platos originales con alimentos de temporada que te ayudarán a afrontar mejor el verano. Y es que la naturaleza es sabia y te ofrece en cada estación del año ciertos alimentos ideales para esas estaciones.