El verano es una época del año donde suelen cometerse más excesos. Contamos con más tiempo libre y horas de sol y nos apetece salir más. Además, ya sea por viaje, cambio de la jornada laboral, o porque estamos de vacaciones, en la época estival solemos cambiar nuestros hábitos de alimentación y alterar los horarios de la comidas.

Mantener unos buenos hábitos alimenticios es importante durante todo el año y en la época estival también debemos cuidar de nuestro cuerpo. Si quieres mantener una alimentación más saludable y que la época estival no te pase factura toma nota de nuestros consejos nutricionales para el verano:

  • Realiza un desayuno completo y variado. El desayuno es una de la comida más importante que no debemos saltarnos nunca. Si en verano dispones de más tiempo alarga el desayuno y aprovecha para preparar desayunos variados combinando distintos alimentos, fruta fresca, cereales, frutos secos, lácteos, etc.
  • Intenta mantener el horario en las comidas. En el verano solemos cambiar nuestras rutinas lo que supone en la mayoría de los casos una alteración en los horarios de las comidas. Planificar las comidas y llevar un horario te ayudará a no coger peso y mantener tu metabolismo activo y en funcionamiento.
  • Prioriza el consumo de alimentos frescos y platos más ligeros. Ensaladas, gazpachos, salmorejos, etc. Aprovecha la gran variedad de frutas y verduras de temporada que te ayudarán a mantenerte hidratado y sobrellevar mejor las altas temperaturas veraniegas. Además de aportar una gran cantidad de vitaminas y minerales al organismo.
  • Cambia el tipo de cocinado. Reduce los fritos y utiliza cocciones al vapor, a la plancha, papillote, al horno, barbacoa, parrilla, etc. Las cocciones más simples permiten añadir menos cantidad de grasa a los platos y mantienen mejor los nutrientes de los alimentos.
  • Puedes tomar grasas…pero que sean de calidad. Aunque podemos consumirlos durante todo el año el verano es la época idónea para los pescados azules, boquerones, sardinas, bonito, atún, etc. En esta época están más sabrosos y su aporte nutricional es mejor. Los pescados azules tienen un alto contenido en ácidos grasos omega 3 por lo que son un gran aliado para tu corazón.
  • Hidratación. Es importante hidratarnos bien en verano pero evita tomar bebidas azucaradas y refrescos, incluso los edulcorados. Aunque el calor invite a consumirlos lo mejor para mantener una buena hidratación es el agua y las frutas y verduras frescas.
  • Aprovecha el buen tiempo para realizar deporte al aire libre: caminar por la playa, nadar, pasear por la montaña, montar en bici, etc.

Estos consejos nutricionales  te ayudarán a no ganar peso durante el verano.