En las fiestas navideñas es imposible no excederse con la dieta. Dulces tradicionales, chucherías, comidas familiares, bebidas alcohólicas y azucaradas, exceso de grasas, turrones. ¡Así no hay quien se resista a comer de todo! Por eso, y pensando siempre en que son fiestas de disfrutar, después de las Navidades nunca viene mal hacer una dieta depurativa para limpiar nuestro organismo de los excesos navideños.

¿Por qué es necesaria una dieta depurativa?

Nuestro organismo se desestabiliza debido a los excesos, tenemos digestiones pesadas, sensación de pesadez, malestares digestivos y algún kilo de más. Por eso, depurarnos mediante una dieta sana y equilibrada es la mejor opción para darle a nuestro cuerpo el equilibrio que necesita. Pero ¡ojo! No hablamos de una de esas dietas detox donde los líquidos son el alimento principal durante tres días, ¡NO! Éstas pueden perjudicar a nuestro organismo mucho más. Nos referimos a una dieta equilibrada donde los alimentos como las verduras y las frutas sean la principal fuente de energía.

Dieta depurativa pero sana

Para una dieta depurativa no es necesario que pases de comer mucho a no comer casi nada, lo lógico es que cambies tus comidas a alimentos de calidad, evitando el exceso de azúcar, grasa, sodio y alcohol. Es decir, debemos comer cereales integrales, lácteos desnatados, frutas, verduras, agua, carnes sin grases y bajas en colesterol como el pollo y además reducir el consumo de sal. Además no podemos saltarnos ninguna comida, lo ideal sería hacer entre 4 y 6 comidas al día, siempre con alimentos saludables, así evitaremos la sensación de hambre y la ansiedad por querer comer cualquier cosa con gran cantidad de calorías.
Al cuerpo hay que cuidarlo y no hacerle daño, ya que en él es donde vamos a habitar el resto de nuestra vida. No le hagas sufrir.