¿Os despertáis con dolor de mandíbulas y oídos? Si la respuesta es afirmativa, es muy probable que sufráis de bruxismo, lo que coloquialmente se conoce como un rechinar de dientes.

Los bruxistas tienden a apretar fuertemente los dientes superiores con los inferiores y además los mueven de atrás a adelante y viceversa, de forma totalmente inconsciente.

El bruxismo puede provocar:

  • Problemas en la articulación temporomandibular.
  • Insomnio
  • Dolor de cabeza
  • Ansiedad
  • Dientes muy sensibles al frío, al calor y a los dulces.
  • Tensión

En muchas ocasiones tiende a relacionarse el bruxismo con el estrés. Sin embargo,  hay otras muchas causas de esta patología:

  • la alineación inadecuada de los dientes.
  • el tipo de alimentación que tengamos
  • la postura o los hábitos de sueño entre otros muchos.

Es por ello que resulta muy aconsejable tratar el estrés y la ansiedad para  reducir el bruxismo.  Ahora bien, otra opción puede ser una ortodoncia sobre el patrón de mordida para ajustar o alinear adecuadamente los dientes.

Si creéis o tenéis certeza de que sois bruxistas, deberíais acudir a un especialista.