Nos ha llamado la atención esta noticia que dice que los problemas capilares desestabilizan emocionalmente tanto a hombres como a mujeres, lo que a veces se convierte en un círculo vicioso que empeora la situación. Tanto afecta la salud capilar a las personas, que pueden provocar inseguridad y depresión.

Esto es así porque las consecuencias de la pérdida de cabello se ven estéticamente a simple vista, afectando psicológicamente haciendo que se pierda seguridad en uno mismo y bajando la autoestima. Los motivos pueden ser diversos, desde trastornos alimenticios hasta enfermedades graves o accidentes, impactando directamente en las emociones de los individuos que sufren alopecia.

La percepción de las personas con alopecia es de que su vida se desmorona con ello, pues se limitan las oportunidades a todos los niveles: sea laboral o social. Sin embargo esta actitud derrotista no ayuda a nada, hay que afrontar el problema con las soluciones y posibilidades que tenemos hoy en día y seguir adelante, además de cuidar el cabello y alimentarse de una manera sana y equilibrada.