Vuelta a la oficina y todos observan tú tono de piel. Para que nadie pueda decirte eso de: “no estás tan moreno para haber pasado las vacaciones tomando el sol”,  podemos mantener nuestro bronceado del verano con alimentos y cosméticos 

Los betacarotenos serán nuestro principal aliado en la alimentación. Estos,  son pigmentos vegetales que se transforman en Vitamina A, ayudando a la pigmentación de la piel e impidiendo  la degeneración celular. Podemos encontrarlos en hortalizas y frutas de color como la zanahoria, el tomate, calabaza, sandía…

Para aumentar la hidratación de la piel: beber un litro y medio de agua, o tomar infusiones y té que ayudan a eliminar toxinas y fijar el tono dorado por sus propiedades astringentes.

Entre los cosméticos,  podemos encontrar productos específicos que nos ayudan a mantener el bronceado porque  liberan melanina o tiñen ligeramente la piel.

Y para el cuidado de diario de nuestra piel, protector solar, un `peling´ superficial (1 o dos veces al mes)  e hidratar rostro y cuerpo con cremas que contengan componentes humectantes que atraigan el agua dentro de la piel.

Ven a visitarnos a la Avenida Jesús Rescatado Córdoba,  y te asesoraremos sobre el mejor producto para cuidar tú piel