La llegada de la primavera y el buen tiempo no nos libra de coger un resfriado. Hay tres momentos en los que la incidencia de los catarros es mayor: en otoño, coincidiendo con el inicio del colegio, en invierno y en primavera. Estornudos, moqueo, secreción nasal, tos, dolor de garanta… Los resfriados puede resultar muy molestos y aunque no existe un tratamiento específico para tratar la causa del catarro, sí podemos aliviar sus síntomas. Te dejamos unas recomendaciones para sobrellevar mejor el catarro.

En primer lugar debemos diferenciar si se trata de alergia o resfriado. En primavera son muy frecuentes las alergias al polen, cuyos síntomas son muy similares al del resfriado común. Sin embargo, las causas y por lo tanto los tratamientos son distintos.

  • El catarro es una enfermedad infecciosa provocada por un virus y la alergia es una respuesta anormal de nuestro sistema inmune ante la exposición a un determinado alérgeno, que en el caso de la alergia primaveral suele ser el polen de determinadas plantas.
  • El catarro dura de 4 a 7 días, mientras que la alergia suele prolongarse varias semanas.
  • Hay síntomas que son más propios del resfriado como el dolor de cabeza y dolor muscular, mientras que hay otros síntomas que son más típicos de la alergia como el picor de ojos, enrojecimiento y lagrimeo constante.
  • Otro de los aspectos que puede diferenciar a ambos es la mucosidad, que en el resfriado es más densa que en el caso de la alergia.

En el caso de las alergias el tratamiento suelen ser antihistamínicos y ¿para el resfriado? El catarro se cura por si solo pero para aliviar sus síntomas es importante:

  • Beber abundantes líquidos como agua, caldos calientes, infusiones… para que las secreciones nasales sean más fluidas. Evita el consumo de leche ya que aumenta la producción de mucosidad.
  • Descansar.
  • No fumar y evitar los ambiente cargados de humo.
  • Realizar inhalaciones de vapor o utilizar humidificadores en casa para que la mucosa de las vías respiratorias no se resequen exceso.
  • Los vahos de eucalipto y el agua de mar, que puedes adquirir de distintas concentraciones en tu farmacia ayudan a aliviar la congestión nasal.
  • Si aparece fiebre o dolor se puede tomar algún analgésico como paracetamol o ibuprofeno.

En la farmacia también puedes encontrar otros medicamentos para tratar los síntomas como la tos, jarabes mucolíticos o expectorantes según se trate de  tos productiva o seca, descongestionantes, etc. Eso sí, no te automediques ni tomes tratamientos que hayan sido prescritos a otras personas. Es importante consultar con un profesional sanitario (médico o farmacéutico) antes de tomar cualquier medicamento.