LLAMANOS YA 957 250 083

Ventajas de la protección de la piel en verano

A veces se nos olvida que la piel es la primera y mejor defensa que tiene nuestro cuerpo para protegernos de las agresiones externas. La piel es un órgano vital que realiza funciones esenciales para nuestro organismo. Entre ellas:

  • Actúa como barrera impidiendo la entrada de agentes nocivos como virus y bacterias causantes de enfermedades.
  • Nos protege de los rayos UVA del sol.
  • Regula la temperatura corporal.
  • Evita la pérdida de humedad.
  • Actúa como barrera amortiguadora de los golpes.
  • Interviene en la síntesis de vitamina D.

Cuidar y proteger nuestra piel, además de proporcionarle un buen aspecto, es fundamental para  que pueda ejercer sus funciones de forma correcta.

En verano exponemos más nuestra piel al sol y esto puede tener consecuencia negativas como la aparición de manchas y arrugas, quemaduras solares, o cáncer de piel. Así que en esta época del año es muy importante prestar atención al cuidado de nuestra piel.

¿Cómo cuidar y proteger nuestra piel en verano?

  • En primer lugar debemos exponer la piel al sol de forma progresiva, y comenzar por sesiones cortas durante los primeros días.
  • Evita exponerte al sol en las horas centrales del día: entre las 12 y las 16h.
  • Usa siempre protector solar en el rostro y cuerpo. Utilizar una crema solar protectora es imprescindible cuando vamos a pasar mucho tiempo bajo el sol, especialmente en la playa o piscina o cuando realizamos actividades al aire libre. Es importante elegir un protector solar que nos proteja tanto de los rayos UVA como de los UVB, que sea resistente al agua y adecuado a nuestro tipo de piel. En nuestra farmacia podemos aconsejarte el más adecuado para ti según tu tipo de piel.
  • Mantén tu piel hidratada. En verano nuestra piel está expuesta a muchos agentes que favorecen que se reseque y pierda hidratación: el sol, el calor, el cloro de las piscinas, la sal del mar… Así que en esta época del año es importante prestar especial atención a que nuestra piel permanezca hidratada. Además de cuidarla desde fuera aplicando un aftersun y aceites o cremas hidratantes que nos ayuden a recuperar la humedad perdida, hay que mantener la hidratación desde el interior bebiendo mucha agua y con una alimentación sana y equilibrada rica en frutas y verduras.

La piel nos protege y nos ayuda a mantenernos sanos así que cuidarla de forma adecuada durante el verano solo nos va a proporcionar grandes ventajas. Este verano si vas a la piscina, playa o montaña ¡no te olvides de proteger tu piel!

Ir al contenido Click to listen highlighted text!